UNIVERSIDAD AUTÓNOMA INDIGENA DE MÉXICO

 




Con el interés de atender la formación de recursos humanos procedentes de la comunidad indígena nacional y de América Latina, se dio vida institucional al proyecto de la Universidad Autónoma Indígena de México. Este programa tiene su antecedente en experiencias educativas y antropológicas desprendidas de la misma época de la fundación de la Universidad de Occidente. Formalmente se inició en 1982 como un programa de investigación antropológica con aplicación en la investigación y en la docencia, tomando forma hasta el impulso definitivo que a partir de 1999, le dio su fundador don Juan S. Millán Lizárraga , Gobernador Constitucional del Estado de Sinaloa.

La primera etapa tomó sentido dentro del Departamento de Etnología de la Universidad mencionada, que en 1984 se había transformado en Instituto de Antropología con sede en la población de Mochicahui, El Fuerte, Sinaloa.

En ese tiempo, la estrategia de funcionamiento universitario estaba basada en la actividad en cierta forma novedosa, de la teoría departamental, influida por los avances que en este aspecto se conocían en Córdova, Argentina.

Fue en este lapso cuando el Instituto de Antropología, atendió el estudio etnográfico logrando obtener, por sus trabajos, el Premio Nacional Fray Bernardino de Sahagún ofrecido en etnología por la SEP-INAH.

En el campo de la docencia, la institución ofreció tres carreras a nivel universitario:

1.- Sociología Rural
2.- Cultura Popular
3.- Desarrollo Comunitario


Para este tiempo, la cobertura de atención educativa estaba dirigida a demandantes de origen yolem'me-mayo preferentemente del municipio de El Fuerte, además de los interesados mestizos que se acercaron por las opciones académicas ofertadas. Esta etapa de formación de recursos humanos se limitó a dos generaciones, básicamente porque la institución patrocinadora, en este caso la Universidad de Occidente , perdió interés en su financiamiento.

De 1986 a 1998, el Instituto de Antropología nuevamente cambió su nombre. Esto se provocó dado el planteamiento económico y las dudas que provocaba la propuesta de un modelo innovador fincado en la relación. De esta forma en 1986, la autoridad universitaria decidió suspender el programa y transformar al organismo en Instituto de Investigaciones Sociales y Antropológicas, diseñado específicamente para realizar investigación antropológica, objetivo que con dignidad realizó en el campo arqueológico, llevando nuevamente a la institución al Premio Nacional de Antropología ahora en el campo de arqueología, con el galardón Alfonso Caso.

En la campaña política para el cambio de gobierno en Sinaloa, don Juan S. Millán Lizárraga, sinaloense y líder obrero que conocía el proyecto original y que lo enriquecía con su amplia vivencia obtenida al recorrer el territorio nacional, como respuesta a la realidad que vivían los obreros campesinos y entre ellos los indígenas seudo proletarios o campesinos en esferas de exclusión, retoma el programa y le da una necesaria nueva y original perspectiva.

Para 1999 se reinicia la época del impulso definitivo. Con el respaldo del Gobierno de Sinaloa a través de la Comisión Para la Atención de las Comunidades Indígenas de Sinaloa, la Universidad de Occidente apoyó de nueva cuenta el proyecto educativo orientado a la formación de recursos humanos indígenas. El H. Consejo Académico de esa universidad, acordó denominar nuevamente a la dependencia como Instituto de Antropología y posteriormente a instancias de los coordinadores del programa y como un avance en la intención de separarse, se autorizó el nombre de Instituto de Antropología. Universidad, con el que funcionó hasta diciembre de 2001, fecha del nacimiento de la Universidad Autónoma Indígena de México , gracias a que el Honorable Congreso del Estado de Sinaloa , atendiendo una iniciativa del Gobernador Juan S. Millán Lizárraga, el 05 de diciembre de 2001 emitió el Decreto No, 724 de Ley Orgánica de la Universidad Autónoma Indígena de México, disponiendo su creación.

La propuesta universitaria, a partir del año 2000, trajo al claustro universitario a numerosos jóvenes procedentes de la comunidad lingüística yolem'me, tanto de Sinaloa como de Sonora incluyendo a yolem'me-mayo y yolem'me-jia'äki (yaqui).

Para el ciclo que se inicia en 2001, ya la UAIM tiene presencia de quince etnias procedentes de todo el país y se denota el proyecto como una solución a las aspiraciones legítimas no solo de los indígenas mexicanos y mestizos excluidos, sino para los indígenas en general de América Latina, que a partir del 2002 empiezan a solicitar su incorporación.

Sin embargo, cuando la demanda indígena empezó a dejarse sentir, se observó que siendo los solicitantes numerosos, de expresiones étnicas diversificadas, los sujetos de atención tenían entre sí una diferenciación social con especificaciones culturales distintas, que evidenciaba una relación socio-intercultural bastante notable factible de identificarse como fortaleza, que requería científicamente conocerse y políticamente estimularse, pero que esta imperiosa necesidad se limitaba porque los recursos disponibles para financiar el programa eran mínimos, afectándose con ello, el carácter social del programa, por lo que se empezó a ensayar un modelo pedagógico propicio para situaciones educativas en ambientes de exclusión, de interacción socio-intercultural y a la vez para aprovechar al máximo las escasas disponibilidades financieras.

En la fecha de creación formal de la UAIM, en diciembre del 2001, la matrícula ya ascendía a 1,000 Titulares Académicos procedentes de 15 etnias del país. Incluyendo el sureste mexicano y la costa del Atlántico. En este lapso, la universidad abrió el Centro de Investigación y Posgrado ofreciendo tres maestrías, registrando en abril la primera generación con 66 Titulares, organizando a la segunda generación de también 70 interesados para iniciar en septiembre de este 2002. Igualmente, siguiendo el dispositivo de crecimiento definido en una prospectiva a dos décadas, para este mismo mes de septiembre, la cobertura educativa a nivel de licenciatura se dispuso aumentara a once licenciaturas.


VISIÓN



La Universidad Autónoma Indígena de México es una Institución intercultural con programas educativos acreditados; egresados socialmente reconocidos; sistemas y procesos administrativos certificados; cuerpos académicos consolidados que generan y aplican la investigación y el conocimiento a la solución de problemas sociales relevantes.



MISIÓN



La Universidad Autónoma Indígena de México es una Institución intercultural del Estado de Sinaloa que tiene como misión: propiciar la formación integral de profesionales competentes, críticos y comprometidos con el desarrollo sustentable de las comunidades; orientar la investigación a la solución de problemas sociales relevantes; así como, difundir y extender sus servicios. Todo ello encaminado a la construcción de una sociedad justa, solidaria, libre y humana.



Pagina Web


UNIVERSIDAD AUTÓNOMA INDIGENA DE MÉXICO